Image Alt
Entrevista a Santiago Gutierrez

“Busqué ser mejor triatleta, pero encontré ser un mejor ser humano”

Los aficionados al triatlón habrán escuchado alguna vez de “el Guty” que ha participado en 8 mundiales Ironman 70.3, mantuvo el segundo mejor tiempo en distancia IRONMAN del ránking nacional por más de 10 años y representó a grandes marcas del ámbito deportivo. Sin embargo, para Santiago Gutiérrez todo esto le ha dejado mucho más que reconocimientos o récords y está convencido que hay otras formas de vivir este deporte. Debo confesarles que cuando planificamos esta entrevista estaba enfocada al rendimiento, descanso y eficiencia; pero conforme se desarrollaba la conversación más nos alejábamos de la temática, entendí entonces que Guty podía aportarnos algo más si nos hablaba de su aprendizaje más allá del entrenamiento. 

En su día a día, Santiago es empresario, padre, deportista y mentor, que busca servir y aportar a la vida de quienes lo rodean. En su charla titulada “Las cuatro patas de la mesa”, presenta esta metáfora que considera la clave para alcanzar el éxito. “Las cuatro patas, o los pilares de vida son: uno mismo como persona, el trabajo, la familia y la sociedad. Si te dedicas mucho a una de ellas o una pata se rompe, la mesa perderá su capacidad para mantenerse. Cada una de ellas debe ser igual de importante y nos brindarán el soporte que necesitamos para seguir creciendo. Quien logre mantener esta mesa en equilibrio, considero que ha alcanzado el éxito.”

Guty dedicó muchos años a competir representando a marcas reconocidas y todo lo que esto conlleva (carreras, patrocinadores, representantes, prensa, etc.) Pero el enfoque del deporte en su vida ha cambiado, ¿cuál es la motivación hoy en día?

“Ser feliz”, me respondió inmediatamente, “lo que me haga feliz hacer, lo hago. Y lo que no, no.”

En cierto punto el deporte fue una adicción, y también quería alcanzar metas que él califica como absurdas. “Llega un punto en que el ego es más grande que la felicidad, y la verdad es que el tiempo en el deporte es relativo. Hay quien anhela correr abajo de 4:00min/km y quien es feliz corriendo a 6:00min/km. Entonces, el deporte ya no es tiempos, ya no es premios, es ser feliz con lo que tienes. Y eso busco.” – cuenta Guty.

En 2015 corrió un IRONMAN junto a su hijo Mateo, cuando él tenía 18 años, recuerda esta experiencia con mucha alegría y recalcando que los sueños si se cumplen.

Aparte de esto, ¿qué es lo más bonito que te ha dejado el triatlón?

“Los amigos, gente loca como yo que tiene este bicho adentro de querer hacer algo que parece imposible, pero que el llegar a la meta te cambia como ser humano. ¡Yo después del IRONMAN nunca fui el mismo!”

Reconoce que esta secta, como a veces nos llaman, es de gente ganadora. Ha conocido personas a quien admira mucho, y no por sus tiempos. “La gente que está en el triatlón es muy especial”, dice Santiago, “tal vez esa gente sabe diferenciar esa delgada línea entre obsesión y mejora continua. Y es un espacio muy chico, pero la vida te enseña, el triatlón te enseña…con las lesiones, con las caídas, con las pérdidas y se encarga de ubicarte en la vida. Y si te puede dañar una carrera el día anterior, lo hace. Comienzas a ver la vida de un punto de vista más humilde, porque te preparaste años y solo dependes que ese día todo funcione. Y creo que no existe ese día, yo nunca he corrido una carrera en mi 100%, a veces infiltrado, con problemas de estómago, me he lesionado dos días antes o pinchado una llanta. Porque no existe la perfección. Lo que sí existe es tu valentía, tu sagacidad para vencer lo que se venga.” 

Tu tío Gustavo Gutiérrez, ganador de la carrera Últimas Noticias tres veces y atleta Olímpico, fue un referente en el deporte para ti. ¿Qué cualidad admiras más de él?
Como deporte creo que es mi ejemplo. Pero mucho más ejemplo es como ser humano. Creó varias empresas exitosas, dejó el atletismo para trabajar. Hoy en día es bisabuelo, abuelo, padre con muchos principios y mucha enseñanza. Con mi tío trabajé 22 años, y cuando mi padre murió le encargó a él, me dice “mi hijo”. Admiro el ser humano que es porque él tiene éxito en todos sus entornos; deportivo, laboral, familiar y con la sociedad. Es un hombre de mucho orgullo.

“el éxito del triatlón está en ir mejorando cada día, en tener alguien que te abrace en la línea cuando llegues, en tener un equipo (…) El día que logres eso, eres el mejor del mundo mundial.” 

¿Cómo ha cambiado la forma de entrenar triatlón en el Ecuador?
Antes había un listado de gente que había hecho un IRONMAN en el Ecuador y no éramos más de 80. Hoy en día este ránking sigue disponible en Wikipedia, consta de 150 hombres y las 19 mujeres.

No existían las zonas y peor la potencia, trabajabas por velocidad. Básicamente te decían que pedalees a 40km/h y punto. No habían las temporadas por ejemplo, inclusive hoy en día todavía hay entrenadores que entrenan sin periodización. Entrenan por días; el sábado te toca la larga, martes subidas y jueves piques. Poco a poco esto fue cambiando. Valoro tener amigos como mi entrenador Pablo o como mi anterior entrenador que es un hermano escogido. He convencido a mucha gente a hacer triatlón y sé que esa decisión les ha cambiado la vida. 

¿Cuál es el sueño por el que más has trabajado?

“Yo quería ser el TOP 1 del mundo, y mi entrenador de ese momento me dijo: “Cuando te pones un objetivo tienes que estar dispuesto a pagar su precio.” Ese objetivo implicaba dejar de trabajar y dedicarme 100%. Así llegamos a pensar en el TOP 10 del mundo. Y mi mejor puesto fue un campeonato en Las Vegas que llegué en el puesto 30. Pero no gané nada… y creo que si hubiera llegado en puesto 50 no hubiera marcado la diferencia. Pero son los retos que te pones y te obsesionas a la final. Me enseñó a disfrutar más la vida y del camino.”

Si describieras tu carrera deportiva, ¿qué es lo primero que se viene a tu mente?

“Un loco apasionado que no sabía a dónde iba, que no tuvo una bicicleta después de los 12 años, que no sabía nadar y aprendió a los 32 años. No sabía en dónde se metió y poco a poco buscó ser mejor triatleta…pero encontró ser un mejor ser humano. Ayudó mucho a la forma en que soy hoy.”

¿Qué mensaje le darías a las nuevas generaciones del triatlón?

Busca ser útil, apoyar y compartir con gente. Ponerse metas está bien, y mejorar tu tiempo es la mejor motivación para continuar, pero no es lo único. Claro que hay que ser competitivo, porque así funciona el mundo y tienes que trabajar para ganar esa competición, pero no te obsesiones hasta el punto de dañar tus demás entornos. 

¿Qué le dirías al Guty novato cuando empezó a entrenar?
“Le diría que el éxito no está en el tiempo. Que el éxito del triatlón está en ir mejorando cada día, en tener alguien que te abrace en la línea cuando llegues, en tener un equipo que estén tus hijos, esposa, padres, amigos y que ese equipo esté orgulloso de ti. El día que logres eso, eres el mejor del mundo mundial. No por el tiempo.”  Un Guty novato no debería buscar un récord o llegar al mundial. Porque eso te acuerdas tú y capaz uno que otro más. Pero cuando tu ayudas a alguien en una carrera el premio es más grande, cuando te abrazan de corazón y te dicen: “¡Gracias, la gocé!”. Más allá de una medalla, cuando tú regalas a alguien una experiencia, cuando dejas una huella de un ser humano bueno… ese es el verdadero premio, ese es el verdadero éxito. Le diría: “Pana, disfruta de las cosas. No te fijes en pendejadas” Ahora Guty disfruta también de formar parte del equipo de sus hijos. Cada uno se destaca en su ámbito, Mateo en el karting y Santiago en el tenis. Se describen unos locos por el deporte, se acompañan, son su abasto, se apoyan mutuamente en los entrenamientos y en competencia son fan #1 uno del otro.


Entrevista realizada por Daniela Regalado

Cerrar
logo side area

BET Endurance Team es el equipo de entrenamiento de deportes de Endurance mas grande en Ecuador con un enfoque multinivel que nos permite entrenar atletas de élite y a la vez deportistas amateur que están iniciando su vida deportiva

Síguenos en nuestras Redes Sociales
About
Contáctanos por WhatsApp